Consejos Para Hacer Fotografía Gastronómica

30.10.2017

Cediendo a un reclamo popular de los lectores del blog, hoy me gustaría provocar tu instinto culinario y tu pasión por l

a fotografía al mismo tiempo presentándote 11 consejos y trucos relacionados con la fotografía de alimentos.

Déjame adelantarte que la fotografía gastronómica es una de las más retadoras que hay, es toda una especialización profesional. Hay muy pocos profesionales que se dedican a la fotografía gastronómica pero, generalmente, a los pocos que lo hacen les va bien. Normalmente esas fotografías de restaurantes tipo McDonalds donde aparecen gigantes y riquísimas hamburguesas de aspecto impecable, con el filete de hamburguesa asomándose por un lado, fundiendo con su calorcito esas dos lonchas de queso Cheddar que lo abrazan... son fotos que llevan horas de preparación por detrás. De hecho, además del fotógrafo a veces existe incluso la figura del Estilista Culinario, alguien independiente del fotógrafo cuyo trabajo es exclusivamente "embellecer" los platos con una serie de técnicas y trucos que hacen que la comida parezca más atractiva.

La fotografía gastronómica es un terreno profesional de poca competencia pero que habitualmente presenta bastantes dificultades de entrada. Los aspirantes a fotógrafo profesional normalmente prefieren fotografiar personas antes que alimentos.

tomas increibles a los alimentos

Ni que se opongan a la fotografia gastronomica tiene un gran terreno ganado

Aun con esta dificultad todos podemos sentirnos atraídos por este tipo de fotografía (aunque sea sólo a modo personal amateur). Si éste es tu caso hoy te traigo una serie de 11 trucos que podrás empezar a aplicar desde este mismo instante para inmortalizar esos platos tan exquisitos que te gusta zampar. Para amenizar la lectura e ir abriendo boca he ido intercalando alguna que otra fotografía a lo largo del artículo, a modo de inspiración.

Los aspirantes a fotógrafo profesional normalmente prefieren fotografiar personas antes que alimentos.

1- Ser rápido. Algunas partes del plato pueden estropearse "visualmente" si dejas pasar mucho tiempo. Por ejemplo si el plato contiene queso derretido éste se irá poniendo duro en poco tiempo y el plato empezará a resultar menos apetitoso en la foto. En realidad necesitas saber qué quieres fotografiar y cómo lo quieres hacer antes de que se sirva el plato, para así no desperdiciar ni un segundo.

2- Cuida los detalles. Por ejemplo si estás fotografiando carne a la parrilla asegúrate de que esas marcas de la parrilla queden bien visibles en la carne, eso le dará mayor atractivo.

3- Evita los excesos. Nada resulta más desagradable que la foto de un plato lleno de comida a rebosar. En fotografía gastronómica las pequeñas cantidades triunfan más.

4- Dispara con luz natural. Siempre. No hay excepciones. Dispara en horas de plena luz diurna y hazlo cerca de alguna ventana despejada de cortinas. Así tu plato obtendrá todo el protagonismo que necesita.

5- Juega con la Profundidad de Campo. Para ello necesitas disponer de un objetivo como éste y aplicar la técnica que comenté varias veces para los retratos, pero esta vez con el plato.

6- Enfoca el punto del plato más cercano a la cámara. Este consejo combinado con el anterior de la Profundidad de Campo reducida hará que la parte más cercana del plato aparezca nítida, muy muy nítida, mientras todo lo demás tirando atrás va perdiendo enfoque y nitidez.

7- Dispara desde el nivel del plato o casi. Si encuadras la foto desde muy arriba apuntando hacia abajo en la mayoría de los casos tendrás una perspectiva poco atractiva. En cambio, bajarte casi al nivel del plato y dispararlo desde ahí de cerca crea una mayor sensación de cercanía y realismo en la mente del espectador.

9- A ser posible, deposita tus platos en una mesa de madera. La madera queda muy bien como fondo en las fotos de platos, transmite autenticidad, tradición y simpleza.

10- No sirvas la comida en el mejor plato que tengas, ni te molestes en desplegar ese mantel de motivos artísticos que tienes guardado para las ocasiones especiales. Recuerda que en las fotos que quieres hacer la protagonista tiene que ser la comida. No interesa por lo tanto estropearle su momento de gloria ni hacer que la atención del espectador se divida entre comida, recipiente, mantel, etc. Necesites que la gente se fije en el plato, no en el mantel.

11- Muévete. No caigas en el error de disparas todas las fotos desde la misma perspectiva. A veces dar una vuelta alrededor de la mesa e ir disparando desde distintos puntos de vista nos puede revelar grandes fotos que desde la perspestiva original no parecían tan interesantes.

Como decía al comienzo la fotografía gastronómica es toda una carrera profesional que requiere de una logística y de una dedicación enormes. Pero hay veces en que, aplicando simples consejos como los que venía comentando (¿los has ido apuntando?), te puedes llevar una grata sorpresa, además del delicioso plato