El Enfoque Manual y Automático en las Cámaras Réflex

31.10.2017

¿Qué sería de nuestras fotografías sin un enfoque correcto? No hay nada peor que una foto mal enfocada. Podemos currárnosla bien, podemos encuadrar bien, cuidar la composición, la exposición, el balance de blancos, estabilizar la cámara con un buen trípode, y todo lo que se nos ocurra, pero si la foto está mal enfocada irá irremediablemente a la basura.
¡Qué triste!

Hoy te voy a explicar todo lo que necesitas saber sobre el enfoque en la fotografía. Te explicaré en una primera parte cómo funciona el enfoque y lo vamos a ver con un ejemplo práctico de la vida real. Te explicaré los elementos que influyen en el enfoque para que éste se haga correctamente, y a continuación veremos cuándo conviene utilizar el enfoque manual y cuándo hay que optar por el automático. Por último te explicaré alguna cosilla que debes saber sobre lo del enfoque automático.

¿Cómo funciona el enfoque?

Ejercicio práctico: 1) Elige un ojo que mantendrás abierto y cierra el otro, ciérralo bien, y ciérralo durante todo el ejercicio, asegúrate de tenerlo bien cerrado, puedes usar tu mano para taparlo. Asegúrate de tener abierto sólo un ojo. 2) Ahora pon un boli o lápiz en posición vertical entre la pantalla del ordenador y tú. 3) Intenta seguir leyendo esto mientras tienes el boli entre el ordenador y tú, a medida que leas esto verás el boli o lápiz borroso. 4) Ahora intenta enfocar ese boli o lápiz, míralo, míralo durante unos segundos, te darás cuenta de que este texto se ha vuelto borroso.

¡Enhorabuena! Acabas de realizar un ejercicio de enfoque y desenfoque. En la fotografía réflex pasa lo mismo.

La imagen se compone en el objetivo o lente para después llegar al interior de la cámara (al sensor) ya compuesta. El sensor lo único que hace es grabarla tal como la han definido los lentes del objetivo. Es muy parecido a lo que pasa con el ser humano, cuando miramos algo la imagen se define en el ojo, el ojo es el que enfoca lo que estamos viendo, y una vez enfocado se lo transmite a nuestro cerebro que traduce lo que vemos, el cerebro sería lo equivalente al sensor de la cámara, ahí se graba todo.
En una cámara réflex, cuando estamos en modo de enfoque manual giramos la rueda del enfoque en el objetivo y mientras lo hacemos hay una serie de cristales en el interior del objetivo que empiezan a moverse hacia atrás y hacia adelante, consiguiendo así el enfoque que buscamos.

Repost: Blog del Fotografo